Caito y Enrique: mis hermanos mártires de la lucha por la Justicia

El ejemplo y el sacrificio de mis hermanos llena de convicción a nuestra familia.
Mis padres pudieron superar el dolor de su trágica pérdida dedicando su vida a continuar con su legado.
Cuando me siento cansado, cuando tengo dudas, cuando necesito coraje, pienso en su fuerza, su convencimiento y su valentía.
Hermanos mios, los quiero y los admiro.

Los siguientes documentos explican su gesta en profundidad:

Nota de Felipe Sapag en su libro “El Desafío”, publicado en noviembre de 1.994

El Desafio

 

Carta de Enrique Sapag a la familia, fechada el 3 de julio de 1.977, publicada en el mismo libro
 
El Missi, capítulo del libro “Diario de un Clandestino” , de Miguel Bonasso, noviembre del 2.000
 
“La sangre de los más puros”, otro capítulo del mismo libro.